Presentación
Una de las mejores instalaciones del panorama mundial

La Real Federación Gallega de Vela (RFGV) es un referente a nivel español e internacional. El mayor fruto y, a la vez, el mejor ejemplo son las medallas logradas por sus deportistas en Mundiales, así como su participación en varios JJOO, lo que avala la labor realizada en la promoción y el impulso de esta práctica deportiva desde hace años. La firme apuesta por la formación al más alto nivel, con el centro de Vilagarcía, y el exitoso programa de organización de eventos estratégicos son, a la vez, los dos pilares fundamentales sobre los que se asienta el presente y los dos muelles que lanzarán el futuro.

El Centro Gallego de Vela (CGV), sito en Vilagarcía de Arousa, es la casa del alto rendimiento gallego, impulsada por la Xunta de Galicia y cedida a la RFGV en el año 2009. Desde su nacimiento, ha servido de base para desarrollar distintos proyectos de tecnificación con los deportistas de las Selecciones Galegas de Vela (SGV). Está enclavado en un entorno ideal para la navegación y consta de unas instalaciones eficientes que constan de todo lo necesario para que los deportistas alcancen su mayor potencial velístico compaginándolo con su vida personal. El buen hacer del centro y el rendimiento de sus regatistas lo han convertido en el espejo en el que se miran otras instituciones similares.

Deportistas
Plazas para deportistas

Por otro lado, desde 2018, la Federación Gallega de Vela dobló la apuesta en su ambicioso proyecto deportivo y logró la creación de plazas para sus regatistas en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva (CGTD) de la Xunta de Galicia en Pontevedra, otro enclave de alto rendimiento al que hasta ese momento no había tenido acceso la vela. Tan solo tres años después, estos usuarios han conseguido proclamarse varias veces campeones del mundo y de Europa, incluyendo grandes éxitos en el panorama mundial de vela juvenil estratégica.

El apoyo decidido de la RFGV a este plan de alto rendimiento, aprovechando al máximo la oferta de ambos centros, provoca que, a día de hoy, se vean beneficiados 19 deportistas, de los que seis tienen plaza en el CGTD y el resto en el Centro Gallego de Vela, donde se realizan los entrenamientos de agua. Un gran paso adelante en el panorama de tecnificación deportiva de esta federación, que aspira a continuar esta senda de crecimiento.

Eventos
Eventos de primer orden

En el apartado de eventos, el CGV, bajo la dirección de la Real Federación Gallega de Vela, se ha consolidado como uno de los más destacados organizadores de regatas en el panorama nacional, acogiendo en los últimos cuatro años los campeonatos de España de las clases más importantes de vela ligera. Certámenes que contaron con los elogios de participantes y familiares por las facilidades y las grandes condiciones para la navegación de las áreas de regatas.

Más allá del ámbito español, la RFGV dio el salto a la organización de importantes citas internacionales para clases estratégicas y olímpicas. Las más recientes son el Europeo Juvenil de clase olímpica 49er en el 2017 y el Europeo Júnior de las clases 420 y 470 en 2019. Más de 500 deportistas y técnicos de 25 países disfrutaron de su paso por Vilagarcía y ha servido de imán para la atención de todo el mundo de la vela, manteniendo a Galicia como un referente de cantera y de organización.

Con este amplio bagaje, nace el presente PROYECTO DEPORTIVO que, como no podría ser de otra forma, busca mantener el crecimiento experimentado por la RFGV durante los últimos años gracias al esfuerzo de los profesionales y deportistas que año tras año pasean el nombre de Galicia por todos los pódium del mundo.

Excelente ubicación
Vilagarcia de Arousa

El Centro Galego de Vela se ubica en la localidad pontevedresa de Vilagarcía de Arousa, situada en el centro del eje A Coruña – Vigo, en la costa y en una ciudad con facilidad de accesos.

Las buenas comunicaciones nos ofrecen infinidad de alternativas para llegar al Centro Galego de Vela

  • La estación de ferrocarril de Vilagarcía, situada en la línea que une A Coruña y Vigo, con varias frecuencias diarias con las principales ciudades gallegas.
  • En coche por la autopista AP-9 o bien por carretera convencional, en transporte particular o autobús.
  • Otra alternativa es acceder a través de los aeropuertos de Santiago (Lavacolla) y/o de Vigo (Peinador) a 50 y 60 kilómetros de distancia respectivamente.
  • Para las competiciones y/o concentraciones los equipos deben traer sus propias embarcaciones y disponer en el puerto de una terminal de contenedores facilita la logística a los equipos que deseen enviar sus embarcaciones por mar.
Google Maps
TECNIFICACIÓN

Centro especializado en la tecnificación de alto nivel para deportistas. Contamos con varios medallistas olímpicos entre nuestros navegantes.

COMPETICIONES

La ubicación del centro, en el corazón de la Ría de Arousa, lo convierten en un emplazamiento idóneo para regatear.

FORMACIÓN

Junto con la sede de la Federación Gallega de Bouzas, realizamos formaciones diversas entorno al mundo de la vela.

Hangar de amplia capacidad para el almacenaje de barcos montados

El centro cuenta con dos grandes hangares que permiten tener las embarcaciones al resguardo de las condiciones meteorológicas

Playa flotante

Disponemos de dos rampas de salida al agua, una flotante de madera y una rampa de piedra muy amplia, que permite la realización de grandes eventos

Instalaciones para la formación

El centro dispone de dos salas, una de ellas cuenta con equipo audiovisual, la otro sirve como estancia para el equipo técnico de la RFGV

Zona para el secado de ropa de navegar

El Centro dispone de un secadero de ropa que consta de un potente deshumidificador el cual hace que en unas pocas horas toda la ropa húmeda este seca para la siguiente sesión.

Formación física

Es otro de las partes fuertes del Centro Galego de Vela, donde los regatistas pueden optimizar su estado físico, así como, estirar tras las jornadas de navegación.

Residencia

Es otro de las partes fuertes del Centro Galego de Vela, donde los regatistas pueden optimizar su estado físico, así como, estirar tras las jornadas de navegación.